2 de agosto de 2011

Pepe y Paco, los herradores de Guadix


Se llaman Jose y Francisco Martínez, Pepe y Paco, los herradores de Guadix y toda la vida, su padre “ Paco el herrador” y su abuelo ya tenían este noble oficio de la mariscaleria.
Les conocí hace más de treinta años, cuando fui nombrado Jefe de la Parada de Sementales de Guadix, con poca experiencia, ya que hacía poco tiempo que había salido de la academia, ellos me enseñaron muchas cosas sobre mi oficio, ya que tenían mucha experiencia y sabían mucho, de caballos, su herraje, comportamiento y enfermedades.
Con su padre me encantaba tomar una copita de vino del “pellejo “ en el Ciprés y hablar de caballos, yo tenía veintidós años y el más de ochenta, daba gusto hablar con él, cuanto sabia.
Siempre que voy a Guadix me gusta ir al herradero y estar con ellos y disfrutar de su amistad, pues ellos a pesar de tener cerca de 80 años, Paco y Pepe alguno más, siguen herrando tan bien como cuando tenían veinte años y que Dios les de fuerzas para poder hacerlo muchos años más.
A mis amigos los herradores de Guadix les doy un homenaje desde esta Farola de Málaga y les mando un fuerte abrazo para ellos y sus familias y me siento muy orgulloso de ser su amigo.



3 comentarios:

Gabriel Gamiz dijo...

Que buena gente son los herradores de los Pueblos, tu conociste a esos dos maestros en tu primer destino, yo conocí a nuestro maestro herrador con muy pocos años, tendría yo unos ocho o nueve años y era mi refugio preferido, le ayudaba a dar fuelle, tu conoces el mecanismo, pero para el que no lo conozca, era el mecanismo de insuflar aire al carbón vegetal que incandescente ponía al rojo vivo, y nunca mejor dicho,a la barra de hierro de donde salían las herraduras.
A martillazos rítmicos batía ese metal incandescente, moldeando, cortándolo y adaptandolo a la medida del casco del caballo.
Todo se hacia en la fragua, las tertulias de los aficionados al mundo del caballo, tambien se herraba y se comentaban las noticias del pueblo.
Que buenos tiempos aquellos, en los pueblos de Andalucia, no teníamos TV, los periódicos del día anterior, la radio era quien informaba las noticias y solo nos preocupaba el campo y los caballos.
Ya mi afición al caballo es bastante lejana, casi no se ni contar los años.
Saludos a los aficionados al mundo del caballo y ese mundillo de los herradores de Gabriel.

Rocio Martínez dijo...

Gracias, he de decirle que los que hemos tenido la suerte de crecer en esa cochera en Santa Ana, apreciamos este arte como nos han enseñado. Es una verdadera pena que se pierda la tradición en mi familia y que ninguno de mis primos y primas haya aprendido el oficio, pero como mi abuelo Pepe dice: “Los tiempos cambian y ahora todo es muy moderno” Sin embargo se que como usted, la gente pasará en un futuro por la Plaza Herradores de Guadix y conocerá un poquito de nuestra historia.

Un saludo.

Rocío Martínez.

ALEJANDRO nieto de pepe dijo...

DE VERDAD QUE PENA DE QUE NO TENGA FUTURO ESTE OFICIO EN LA ACTUALIDAD PERO ME LLENA DE ORGULLO Y DE SATISFACCIÓN QUE MI ABUELO PEPE I MI TÍO PACO HAYAN SACADO A SUS FAMILIAS ADELANTE LEVANTÁNDOSE CADA MAÑANA AL AMANECER PARA PONER UN TROZO DE PAN SOBRE LA MESA Y LOS MAS IMPORTANTE DARLE UNOS ESTUDIOS A SUS HIJOS . NUNCA SE ME OLVIDARAN LAS TARDES QUE HE PASADO CON ELLOS EN LA HERRERÍA YA SOLO ME GUSTARÍA AGRADECERLE ESTE SIMPLE Y TAN PRODUCTIVO HOMENAJE QUE ESTOY SEGURO QUE A ELLOS LES LLENA DE ILUSIÓN GRACIAS