27 de junio de 2012

Nuestra Sra. del Perpetuo Socorro


Desde esta Farola felicito a todos mis compañeros de Sanidad Militar en el día de su patrona, la Virgen del Perpetuo  Socorro, con un recuerdo para todos los que estuvieron destinados en el Hospital Militar "Vigil de Quiñones" de Sevilla, una oración para los que ya no están con nosotros, siempre les tendremos en el recuerdo.
¡Oh, Santísima Virgen María, a fin de inspirarnos entera confianza, quisiste tomar el dulcísimo nombre de Madre del Perpetuo Socorro!

Suplícoos que os dignéis socorrerme en todo tiempo y lugar: en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y especialmente en la hora de mi muerte.

Dadme, oh, ¡Misericordiosa Madre, el pensamiento y el hábito de recurrir constantemente a vos, pues estoy cierto que si os invoco con fidelidad, no dejaréis de socorrerme. Alcánzame, pues, esta gracia de las gracias; la de suplicaros incesantemente con la confianza de un niño, a fin de que, en virtud de esta oración fiel, obtenga vuestro Perpetuo Socorro y perseverancia final.

¡Bendecidme, oh tierna y bienhechora Madre y rogad por mi ahora y en la hora de mi muerte!...

¡Oh, Madre del Perpetuo Socorro, favorecedme con vuestro socorro poderosísimo y haced que yo os pida sin cesar.

Amén